Tindaya, la montaña sagrada de Fuerteventura

Fuerteventura es una isla por descubrir que no solo tiene interminables playas paradisíacas de arena blanca. Uno de los tesoros de la isla es la Montaña de Tindaya, que era considerada por los guanches o antiguos aborígenes de la isla como un lugar sagrado donde la magia y lo místico estaban siempre presentes.

Tindaya en Fuerteventura, Canarias

Montaña de Tindaya

Tindaya es una localidad de Fuerteventura que se encuentra en el municipio de La Oliva en la parte noroeste de la isla. La Montaña de Tindaya es un elemento característico del relieve de la isla donde en una llanura se alza una montaña volcánica que deja un paisaje digno de admirar.

Esta montaña tiene una altura de 400 metros alzándose sobre la llanura de Esquinzo, siendo fiel reflejo del paisaje árido característico de Fuerteventura donde se alzan este tipo de formaciones rocosas.

Se estima que la antigüedad de esta montaña es de 18,7 millones de años, por lo que se trata de una de las primeras formaciones volcánicas de la isla. El paso del tiempo y la erosión ocasionada por los agentes externos como el viento y el sol (y en menor medida la lluvia) le dan un aspecto imponente en la actualidad, donde afloran las rocas cuarzo-traquíticas, que son las más resistentes a los efectos de la erosión.

Tindaya, Fuerteventura

La montaña sagrada

Los aborígenes de Fuerteventura consideraban la Montaña de Tindaya como lugar mágico, y prueba de ellos son los podomorfos o grabados rupestres que se encuentran en su cima.

Las historias y tradiciones de la isla siempre hacen referencia a esta montaña como un lugar sagrado donde se realizaban rituales mágicos.

Cómo visitar la Montaña de Tindaya

Dependiendo del lugar de la isla desde donde se parta los caminos para llegar a Tindaya y visitar su montaña sagrada son diferentes. Siempre hay que dirigirse hacia el municipio de la Oliva que se encuentra en la parte noroeste de la isla, a medio camino entre Puerto del Rosario (la capital de la isla) y el parque natural de Corralejo (donde se encuentran las dunas que terminan en el mar). Es necesario solicitar un permiso a la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura para poder acceder a Montaña Tindaya, algo que se puede hacer desde la propia capital o desde Corralejo.

Pueblo de Tindaya

Con el permiso concedido se debe ir hasta el pueblo de Tindaya, que se encuentra en la parte sur de la montaña y donde es posible aprovisionarse para la aventura de subir la montaña. Hay que recordar que Fuerteventura es una isla donde la temperatura es alta y el clima seco, por lo que llevar suficiente agua y protección solar (gorro y crema protectora) es fundamental para poder hacer la excursión con seguridad.

Hay un sendero que se encuentra establecido y señalado que conduce hasta la cumbre de la montaña. Es necesario no salirse del mismo para poder respetar el entorno y preservar el patrimonio de esta montaña mágica.

El recorrido hasta la cima llevará aproximadamente unas dos horas caminando si se realiza de forma tranquila y haciendo paradas para disfrutar del entorno y las vistas. Son unos 2 kilómetros de sendero en los que hay que afrontar subidas medianamente exigentes, por lo que puede realizarse sin mucha dificultad.

Tindaya, grabados rupestres

Una vez en la cima se pueden apreciar los grabados rupestres en forma de pies que atestiguan que el lugar era considerado sagrado y mágico en la antigüedad.

La Montaña de Tindaya es patrimonio de Fuerteventura y de las Islas Canarias, siendo un lugar que fue considerado especial y místico por los aborígenes de la isla. Realizar una excursión hasta su cima es una actividad muy interesante para realizar en una isla en la que el sol y la playa son sus dos principales reclamos.

Fotos: wikipedia, atalayar.com

Compartir:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email

¿Quieres recibir contenido interesante sobre las últimas novedades del ocio y la gastronomía canarios?

Suscríbete a la newsletter de Marca Canaria.

Artículos destacados

Otros artículos sobre...