Suites 1478, el arte de vivir Las Palmas

Hoy nos recibe la directora de Suites 1478, Aída Saavedra, quien no deja de regalar sonrisas a todo el mundo. Natural, activa, con energía, siempre se la ve charlando con los comensales o echando una mano en la sala. Entró en el negocio casi sin pretenderlo, y aunque algunos dicen que la casualidad no existe, Las Palmas tiene que agradecer a este singular proyecto que haya devuelto la esencia al barrio de Vegueta. Suites 1478 se ha convertido en un destino imprescindible de la isla. Venimos a conocer su proyecto más emblemático.

Y es que, desde pequeña, a Aída Saavedra, creadora del concepto Suites 1478, le inculcaron el gusto por la buena mesa. Rápidamente perfiló su paladar y eso se nota en el espacio gastronómico del hotel, en el que encontramos a Carlos Mazorra, chef de cocina del restaurante que, literalmente, tiene mucho arte. 

Aída Saavedra, directora de Suites 1478

Cuando Aída pensó en el concepto del hotel supo que quería algo diferente. Ubicado en Vegueta, ha querido recuperar este barrio histórico aportando su granito de arena para ofrecer obras de arte en el hotel y en la mesa.

“Queremos recuperar un barrio histórico y luchamos por ello”.

¿Cómo ha evolucionado el concepto de Suites 1478 hasta convertirse en lo que es?

En un principio, Suites 1478 iba a componerse de apartamentos vacacionales, pero supimos que la ubicación merecía más. Hemos apostado por la calidad. De ahí que nos decidiéramos también por el arte, ligado a la cultura y a la historia del barrio y de la isla. Es nuestra pasión y un hobby personal que queremos transmitir y compartir.

¿Qué diferencia a este hotel del resto de oferta hotelera de la isla?

Lo primero es que huimos del tópico sol y playa. Las Palmas en concreto tiene una vasta oferta cultural y es en lo que nos queremos centrar. Es casi como nuestra obsesión.

¿De dónde viene el nombre del hotel?

El nombre del hotel en realidad es un dato curioso, que incluso muchos canarios de la isla desconocen. 1478 es la fecha en la que se fundó la ciudad de Las Palmas. Elegimos este nombre porque, como nos basamos en la cultura de la isla, queríamos que el nombre hiciera referencia a un episodio esencial de su historia.

El edificio es del arquitecto canario Miguel Martín Fernández de la Torre, de ahí que la fachada esté protegida. Y nosotros hemos querido preservar y reformar cada piedra de su interior para conservar su historia. Además, disponemos de un auténtico patio canario, que es un deleite para quienes lo descubren.

¿Por qué elegir Suites 1478? 

Exclusividad. El hecho de que dispongamos de un espacio reducido nos permite huir de las aglomeraciones, aportando un punto de discreción que en definitiva es lo que busca el cliente. Aparte de la singularidad del sitio, una de las cosas que nos define es la ubicación y la ejecución del proyecto, pero nos diferencia que procuramos dar un servicio personalizado. Queremos que el cliente se sienta en casa sin pasar la delgada línea entre confianza y respeto. La felicidad está hecha de momentos, por eso, con cada detalle, con cada gesto que realizamos, intentamos que el cliente esté contento.

¿De dónde vienen los huéspedes que se hospedan en el hotel?

Los huéspedes de Suites 1478 son principalmente alemanes, noruegos, suizos y americanos. Además, gracias a la calidad y servicio que ofrecemos, hemos conseguido fidelizar bastantes clientes en este último año. ¡Algunos han repetido hasta cuatro veces!

¿Qué importancia tiene la gastronomía dentro del proyecto del hotel?

La gastronomía del hotel ha ido evolucionando hasta convertirse en una referencia y un atractivo en el barrio. Gusta tanto que hay huéspedes que sin tener pensado comer y cenar con nosotros acaban haciéndolo cada día. Suites 1478 se está convirtiendo, poco a poco, en una parada más en la ruta gastronómica de la isla, no solo para los huéspedes sino para el público en general.

Carlos Mazorra, jefe de cocina de Suites 1478

Su atrevimiento a la hora de cocinar, con sus mezclas de sabores, hizo que las cocinas mundanas se le quedaran pequeñas. Sabía que tenía ideas diferentes y las quería defender. Por ello perfiló su técnica, entre otros sitios, en el Basque Culinary Center con un máster de técnica de producto y hoy ejecuta con arte su pasión por la gastronomía.

 “No lo hago ni mejor ni peor que nadie. Lo hago de la mejor manera que sé”.

¿Cuál es el secreto de tu cocina?

Tras pasar por otros restaurantes, actualmente estoy a cargo de la cocina de Suites 1478, y sigo manteniendo la misma pasión que el primer día: dedico horas a evolucionar y, sobre todo, a vivir la cocina. Junto con mi equipo, no temo remangarme y ponerme manos a la obra para ofrecer una gastronomía diferente.

¿Cómo consideras que ha evolucionado el gusto del comensal?

Al revés de lo que se piensa. El comensal ahora busca el producto, la materia prima, no quiere técnicas retorcidas. No hay que anteponer una técnica a un producto: en eso se basa mi cocina. Y me gusta unir el sabor con el color, todo entra por los ojos. Además, doy mucha importancia también al emplatado.

¿Qué productos no pueden faltar en tu cocina?

Los productos crudos y el picante, sobre todo el picante (ríe) . Esto tiene una explicación: con la edad, las papilas gustativas pierden facultades, y el picante las estimula de nuevo. Siempre busco despertar y estimular sensaciones con mi cocina.

¿Cómo describirías tu cocina?

Internacional, aunque siempre con tintes canarios (por supuesto no puede faltar el gofio garrapiñado de mi abuela en la carta). Ofrecemos una variedad de platos que sobre todo potencia la materia prima.

Próximamente, ¿qué novedades vais a incorporar?

Pronto expandiremos el abanico para ofrecer vinos de pequeños productores canarios.

Fuente fotos: https: Suites 1478

Compartir:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email

¿Quieres recibir contenido interesante sobre las últimas novedades del ocio y la gastronomía canarios?

Suscríbete a la newsletter de Marca Canaria.

Artículos destacados

Otros artículos sobre...