La popular leyenda de Gara y Jonay en La Gomera

Las Islas Canarias cuentan con enigmáticas y variadas leyendas que sirven para recorrer gran parte de la historia del Archipiélago y entender la toponimia y los nombres típicos. Cada isla cuenta con multitud de ellas, la muerte de Doramas en Gran Canaria; la enigmática isla de San Borondón, a la que ya le dedicamos un post y puedes leerlo aquí; el grito de Ferinto, en El Hierro; el diablo de Timanfaya en Lanzarote; o la popular leyenda de Gara y Jonay en La Gomera y de la que hablaremos a continuación.

Figuras de Gara y Jonay

Gara y Jonay, una princesa gomera y un guanche tinerfeño

La leyenda de Gara y Jonay es una de las más románticas de Canarias y cuenta la historia trágica entre dos jóvenes amantes Gara y Jonay cuyo amor fue condenado al fracaso.

La leyenda de Gara y Jonay

En tiempos de los primeros habitantes de Canarias, vivía en La Gomera una hermosa princesa llamada Gara. En la isla existían unos chorros, en la actualidad intactos, los chorros de Epina, que podían predecir si alguien encontraría o no el amor.

Durante la fiesta de Beñesmer, el año nuevo guanche, Gara y otras jóvenes decidieron visitar los chorros y ponerlos a prueba. Cuando llegó el turno de la princesa, el agua comenzó a enturbiarse mostrando la figura de un sol incendiado. Contrariada, Gara consultó al sabio del lugar y este le dijo: “Lo que ha de suceder, sucederá. Huye del fuego, Gara, o el fuego te consumirá”.

Chorros de Epina en La Gomera

Por motivo de la fiesta, a La Gomera había viajado Jonay, un apuesto joven guanche hijo de un mencey de la vecina isla de Tenerife. Cuando las miradas de Gara y Jonay se cruzaron, los jóvenes se enamoraron perdidamente al instante y así se lo hicieron saber a sus padres. En ese momento, el mar se llenó de destellos y el gran volcán de El Teide comenzó a escupir lava.

Entonces la muchacha recordó la predicción del viejo sabio. Gara era princesa de Agulo, el lugar del Agua. Jonay venía de la tierra del fuego, de la isla del volcán. Aquel amor era imposible. Bajo amenazas, sus padres les prohibieron volver a verse, lo que calmó la furia del volcán.

Figuras de Gara y Jonay

De vuelta a Tenerife, Jonay no podía olvidar a Gara y, al amparo de la noche, se lanzó al mar dispuesto a atravesar a nado la distancia que le separaba de su enamorada. Tras llegar a la isla y encontrarse con ella, ambos huyeron hacia El Cedro, en lo más alto de La Gomera, mientras eran perseguidos. Los amantes subieron al pico más alto de la isla y, al verse acorralados, tomaron un palo afilado por ambas puntas, lo apoyaron en sus pechos y se abrazaron, muriendo así ambos.

El nombre del Parque Nacional de La Gomera

El Parque Nacional de Garajonay ubicado debe su nombre ha esta popular leyenda y al pico más alto de la isla, de igual nombre, donde los jóvenes amantes murieron juntos. El Parque fue declarado como tal en 1981 y en 1986 la Unesco lo catalogó como Patrimonio de la Humanidad. Además, desde 2012 el parque es Reserva de la Biosfera en conjunto con el resto de la isla.

Parque Nacional de Garajonay

El gran tesoro natural de La Gomera son sus bosques de árboles semejantes al laurel, frondosos y de un verde intenso, que coronan el escarpado centro de la isla. La laurisilva, abundante hace millones de años, se encuentra ahora en muy pocos lugares del mundo y su mejor representación está protegida dentro de las casi 4 000 hectáreas de barrancos con arroyos y lomos escarpados del Parque Nacional de Garajonay.

Si quieres conocer más sobre las tradiciones y la cultura canaria, te dejamos a continuación el enlace a la sección de Marca Canaria sobre tradiciones y cultura.

Paula Vera

Fotos: suenosentreletras.wordpress.com, lagomera.travel, chorrosdeepina.com

Compartir:

Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en email

¿Quieres recibir contenido interesante sobre las últimas novedades del ocio y la gastronomía canarios?

Suscríbete a la newsletter de Marca Canaria.

Artículos destacados

Otros artículos sobre...