Timple: conoce la historia del instrumento canario

El timple es el instrumento musical más emblemático de las islas Canarias, una guitarra de pequeño tamaño muy habitual en las bandas canarias de música tradicional.

Se toca de una forma parecida a la guitarra, mediante el rasgueo de sus cinco cuerdas. En el archipiélago han existido, y existen, virtuosos solistas de este instrumento musical.

El timple canario

Qué es el timple

El timple canario es un instrumento de cuerda de pequeño tamaño (apenas 60 centímetros). Aunque en su inmensa mayoría constan de cinco cuerdas, se pueden encontrar timples de cuatro cuerdas en algunas zonas de Tenerife. Su presencia es muy común en los grupos folclóricos canarios.

Las partes del timple son la caja (en la que se encuentra el puente inferior, la tapa armónica y la boca), el mástil (en el que se encuentra el diapasón y los trastes) y el clavijero (donde está la cajilla y las clavijas).

En los últimos años, los timples se están elaborando con materiales distintos a la madera, aunque esto esté creando agrias polémicas con los puristas de este instrumento tradicional canario.

Un timple canario, de realización artesanal

Historia del instrumento más canario

No está claro el origen del timple, aunque todo parece indicar que es europeo (sin descartar influencias africanas). Su relación con otros tipos de pequeñas guitarras de diferentes países es evidente, entre ellas el cavaquinho portugués, el ukelele hawaiano, el cuatro venezolano o el charango boliviano.

Las vihuelas y guitarras renacentistas y barrocas fueron llevadas por los europeos a Canarias y Sudamérica, donde fueron tomando distintas formas. En el siglo XVIII, diversos manuales para el aprendizaje de guitarra, como los escritos por Pablo Minguet en el año 1752 y Andrés del Soto en 1760, ya hacían alusión a un instrumento llamado tiple, nombre que derivaría en timple con el discurrir del tiempo.

Tocando el timple canario, instrumento por antonomasia de las islas

Fue la isla de Lanzarote la primera en la que surgieron los primeros fabricantes de timple. El más importante de ellos fue Simón Morales Tavío, que inició su fabricación sistemática en la primera mitad del siglo XX. Pronto se convertiría en el artesano más popular de este instrumento musical en las islas Canarias.

Las maderas más utilizadas en la fabricación del timple son las de abeto blanco y pino para la parte anterior de la caja (llamada tabla de armonía), la morera negra y el sándalo para el dorso, el ébano para la tablilla y el naranjo para los adornos y el rosetón.

Museo del timple canario

Los huesos de dromedario o de vaca fueron los más utilizados en los primeros tiempos del temple para fabricar las clavijas, pero en la actualidad han sido reemplazados por materiales sintéticos. De igual modo, las tripas de animales han sido sustituidas por las de fibra de carbono o nailon para fabricar las cuerdas.

El mejor lugar para informarte de todo lo relacionado con este instrumento musical es la Casa-Museo del Timple, que tiene su sede en Teguise (la localidad natal de Simón Morales Tavío), donde puedes conocer la historia de este emblemático instrumento canario, las distintas técnicas de su fabricación y su importancia dentro de la cultura canaria. Además, cada poco tiempo se organizan conciertos.

Germán López, gran timplista canario

Germán López, uno de los mejores timplistas del mundo

El sonido del timple es uno de los más característicos en el folclore de las islas Canarias. Su rasgueo es un arte apreciado por locales y visitantes y, viendo los jóvenes talentos que están surgiendo a la hora de tocarlo, parece tener una excelente salud.

Fotos: sansebastiangomera.org, wikipedia, teguise.es, germanlopeztimple.com, Leo Aldaba (Flickr), gomeraverde.es.

Compartir:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email

¿Quieres recibir contenido interesante sobre las últimas novedades del ocio y la gastronomía canarios?

Suscríbete a la newsletter de Marca Canaria.

Artículos destacados

Otros artículos sobre...