Aida González, narradora en una sala de estrella

Lagunera a muerte, bailarina de Jazz en los escenarios, pero también en el escenario que representa para ella la sala de un restaurante. Una narradora de historias y maestra de ceremonias inigualable. Irradia pasión por su trabajo, el cual la tiene dividida entre Madrid, Gofio, y Gran Canaria, Cuernocabra, sus dos restaurantes. Así es Aida González, energía, fuerza y creatividad al más puro estilo Canariedad Máxima.

Primer acto, la sala

Aida González nació el 28 de diciembre de 1987 en La Laguna, Tenerife, y comanda el restaurante Gofio en Madrid, junto al chef Safe Cruz, como jefa de sala, espacio que representa su auténtica pasión. Ha estudiado coctelería en la Cámara de Comercio de Madrid y ha realizado varios cursos intensivos de sala en la Basque Culinary Center, así como el nivel dos de The Wine & Spirit Education Trust (WSET).

La palabra energía la define y es que no ha parado de moverse desde los tres años. Primero, gimnasia rítmica, luego, Jazz. Cuando le preguntas por ello en la actualidad, siempre lo termina relacionando con su trabajo. “A los tres años empecé en gimnasia rítmica y a los catorce ya me metí en el mundo del Jazz. Inevitablemente, cuando hablo de la danza o de mi trabajo siempre termino relacionando ambos conceptos, pues al final la sala de un restaurante es puro movimiento, como una coreografía de baile”.

Aida González: “La sala de un restaurante es puro movimiento, como una coreografía de baile”

Aida González describe la sala como el escenario en el que sucede todo y, desde que comenzó con el proyecto de su vida en 2013, siempre ha sabido que es su lugar en el restaurante. “La sala es el espacio que tiene que expresar todo lo que pasa en cocina, es la puesta en escena de todo el trabajo que hay detrás del proyecto”, explica, y asemeja el papel del personal de esta como el de un maestro de ceremonias, el cual narra y cuenta todo, desde los productos, a los platos o, incluso, el recetario

Aida haciendo cócteles en Cuernocabra

Piensa que la sala sigue siendo la gran olvidada a la hora de hablar de un restaurante, pero que cada día cobra más importancia: “Los clientes te lo dicen cuando vienen al restaurante, la comida ha estado increíble pero gracias a la sala también nos lo hemos pasado bien y hemos entendido el por qué de todo”. Está claro que Aida González comprende a la perfección el trabajo actual de la sala, tan necesaria en el funcionamiento de un buen restaurante como la propia cocina.

Aida González: “Cada vez somos más y nos valoran por nuestra profesionalidad”

Aún así, cree que no solo es esta la gran olvidada, sino también el papel que desempaña la mujer dentro de un restaurante. “Se sigue sin tener en cuenta nuestra labor en todos los trabajos. Pero cada vez somos más y nos valoran por nuestra profesionalidad”, aclara. “Es como: aquí estamos nosotras, lo estamos haciendo bien y somos mujeres”.

Vivir por y para la gastronomía

La gastronomía forma parte de su vida las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana, así como el concepto, que tanto ella como Safe Cruz han creado, presente en Gofio, pero también en Cuernocabra. “Todo tiene que ver con la gastronomía y nuestro concepto. Está ligado al cien por cien. Los restaurantes a los que vamos, lo que compramos para comer en casa, los vinos que bebemos… En definitiva, vivo por y para la gastronomía”.

Aida González haciendo café en Cuernocabra

Otra de las pasiones que comparte la pareja, además de la ya mencionada gastronomía, es viajar. Han visitado tantos lugares como han podido, buscando conocer y aprender nuevos conceptos y estilos para nutrirse así de ellos y no parar de aprender. Todo esto los ha llevado a comer y beber en una infinidad de restaurantes.

Por tanto, en su tiempo libre, a Aida González le encanta probar cosas nuevas. Además, afirma que el mundo del vino es algo que le apasiona verdaderamente. “En realidad me hace viajar. Me estoy tomando un vino alemán en Madrid y de alguna forma me transporta a Alemania. También me gusta mucho ver y conocer lo que sucede detrás de cada proyecto de los vinos que tomo, visitar bodegas, viñedos…”.

Aida González: “Todo lo que sucede a mi alrededor hace que me salte la chispa”

Todo lo que le apasiona, le inspira. Actualmente, su vida se encuentra dividida entre Canarias y Madrid y esto hace que el avión sea tanto para ella, como para Safe Cruz, una guagua que deben coger constantemente. “Al hablar de inspiración, hasta los propios aviones, lo hacen. Todo lo que sucede a mi alrededor hace que me salte la chispa, un detalle, una sonrisa, algo que me ha pasado…”.

La combinación perfecta

En la vida de Aida González, la figura de Safe Cruz siempre ha sido importante, tanto en el ámbito laboral, pues llevan años luchando juntos por su proyecto común, como en el personal. Define la relación de ambos como una “simbiosis” y una “perfecta compenetración“, donde no se entendería nada si uno de los dos faltara. “Safe me aporta todo lo que a mí me falta. Él es un cabezón y no tira la toalla nunca. Hay veces que vienen momentos difíciles, me cuesta y me replanteo cosas, pero él está ahí para que eso no pase”, aclara.

Safe Cruz y Aida González

Ambos han vivido momentos duros en su trabajo, desde sus inicios en Argüelles en 2013, pero también muchos otros llenos de felicidad. Al hablar de su vida, Aida González la describe como un cúmulo de emociones y sensaciones, de momentos arriba del todo y momentos abajo. “A todos los momentos malos siempre les hemos sabido sacar el jugo, exprimirlos al máximo y darles la vuelta”.

El hecho de afrontar los problemas con esta actitud lo relaciona también con la propia sala del restaurante: “De una manera parecida funciona la sala, en ella tenemos que saber dar la vuelta a las situaciones difíciles, para reconducirlas de lo peor a lo mejor”.

Aida González: “A todos los momentos malos siempre les hemos sabido sacar el jugo, exprimirlos al máximo y darles la vuelta”

Esta actitud luchadora por su trabajo y proyecto hace que, cuando le preguntas por el momento de mayor felicidad en su carrera, ella tenga en mente una fecha clara: 20 de noviembre de 2019, día en el que GOFIO recibe su primera estrella Michelin. “Ese día supe que todo el esfuerzo y trabajo que hacíamos estaba mereciendo la pena”.

Aida González en la sala de Gofio

Para Aida González su trabajo es su vida. Cada mañana se levanta con un objetivo en mente. Lucha por lo que quiere, nadie le ha regalado nada y eso lo tiene bien claro. Encuentra inspiración en los pequeños detalles, siempre está atenta a todo. Vive con pasión y al límite. Un claro ejemplo para todas aquellas personas que tienen un sueño o un objetivo y que se quieren dar por vencidos, no hay que rendirse. Si tuviera que decirle algo a la chica que era cuando inició esta andadura, lo tiene claro: “Agárrate fuerte, que comienza la aventura de tu vida”.

Si quieres seguir conociendo a este equipazo y su concepto de Canariedad Máxima te dejamos aquí el enlace a la entrevista protagonizada por el chef Safe Cruz, puro Rock&Roll entre fogones.

Paula Vera

Fotos: Edu Gorostiza

Compartir:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email

¿Quieres recibir contenido interesante sobre las últimas novedades del ocio y la gastronomía canarios?

Suscríbete a la newsletter de Marca Canaria.

Artículos destacados

Otros artículos sobre...