Sabela, una propuesta gastronómica para todo el mundo

Un producto excepcional tratado con respeto, mucho mimo y cariño, así como una historia que contar. Al pensar en un lugar que pueda brindar todas estas características, es inevitable que no venga a nuestras mentes Sabela Bar & Food Market. Un espacio en el que, además de elaborar sus conocidos desayunos a domicilio, también se puede disfrutar de un buen picoteo o una comida, así como de buenos vinos y conservas de primera calidad. Además, el concepto del disfrute en nuestras propias casas va mucho más allá de los desayunos, porque sí, Sabela también es una tienda de productos gourmet.

Cuando Cristina Hernández, periodista gastronómica y emprendedora, decide en 2019 dar un cambio necesario a su vida y su negocio, cierra The Concept y nace así Sabela, ubicado en el mismo local de la conocida calle Numancia en Santa cruz de Tenerife.

“Antes de Sabela, yo tenía otro proyecto que abrí junto a una socia en 2014. The Concept se trataba de un híbrido entre moda y gastronomía, pues además de ser una boutique de ropa un poco alternativa, también ofrecía un servicio de cafetería. Allí fue donde empezaron los brunch y los desayunos a domicilio”, cuenta Cris Hernández.  

Cristina Hernández: “Dije que algún día abriría un Coalla en Tenerife, pero no una copia, sino una adaptación de esa idea que tanto me gustó

“En Oviedo descubrí mi local de referencia, Coalla Gourmet. Un templo gastronómico, mucho más allá de lo que es un propio restaurante, y toda una experiencia. Estaba formado por una gran barra, que me encantan, y ofrecía una cantidad indecente de productos de primera calidad, desde vinos a embutidos, quesos, conservas o, incluso, verduras. Después de esto, dije que algún día abriría un Coalla en Tenerife, pero no una copia, sino una adaptación de esa idea que tanto me gustó”, explica.

Para Cristina, Coalla fue el sumun de la gastronomía y creía, con total acierto, que Tenerife necesitaba un local con estas características. Al abrir Sabela, decidió no renunciar a los desayunos a domicilio que tanto les caracterizaba: “Mantuvimos lo que ya teníamos, los desayunos, y ampliamos la carta en torno a un concepto informal, sin ninguna pretensión, donde el producto fuera bueno y representara lo local de la forma más certera posible”.

Cristina Hernández: “Me crié entre sacos de harina en la panadería de mi abuela materna”

A la propietaria de Sabela, la gastronomía es algo que la apasiona desde muy niña: “Me crie entre sacos de harina en la panadería de mi abuela materna”. Por supuesto, siempre tuvo curiosidad por la cocina: “Veía a mi abuela y a mi madre cocinar y yo quería replicar lo que ellas hacían. Además, me encantaban los libros de cocina, aprender recetas, productos y nombres de platos. Podía pasarme las tardes leyendo”. En poco tiempo, Cristina se encontró trabajando en la panadería familiar preparando las tartas para los eventos de su pueblo. “La repostería era algo que me encantaba. Tenía trece años y aprendí sola a base de ensayo y error, tirando muchas tartas y postres a la basura. No había internet, solo unos cuantos libros y las poquitas referencias que me aportaba mi madre”.

Más tarde, comenzó a ir a restaurantes y hubo uno que la marcó especialmente, el restaurante del Hotel La Palma Romántica, propiedad de su tío. “Con catorce años me colaba en la cocina y aprendí mucho de su cocinera, Doña Nieves García. Veía como cocinaba y probaba, le preguntaba todo y ojeaba sus libros. Me enseñó mucho recetario de la cocina francesa tradicional y europea”.

Cris Hernández comenzó a dedicarse profesionalmente a la gastronomía en 2008 y desde entonces ha estado vinculada de una u otra manera a los medios de comunicación como colaboradora en distintos programas. En 2009, creó una de las primeras revistas digitales sobre gastronomía de Canarias y fue ese contenido el que la llevó directamente a comunicar tanto en prensa, como radio y televisión. También a colaborar con guías gastronómicas como Repsol o con revistas de renombre como Condé Nast Traveler. Pero su motivación siempre ha sido la cocina.

Cristina Hernández: “Terminé compaginando mi trabajo en los medios con un lugar en el que poder seguir contando historias”

“Nunca tuve en mente o como ilusión montar una cafetería o un bar. Lo que yo quería era tener un sitio en el que poder comerme algo tan simple como unas tostadas con mermelada y mantequilla y que estuvieran buenas, preparadas con buenos productos”, afirma Cristina y explica que el sector primario es algo que le apasiona realmente.

“Terminé compaginando mi trabajo en los medios con un lugar en el que también poder seguir contando historias. Para mí es fundamental explicar de dónde vienen las cosas, quién las hace, todo el trabajo que hay detrás, así será más fácil comprender el valor que estas tienen y por qué cuestan lo que cuestan. Tenemos una responsabilidad tanto con nuestro entorno, como con nuestros agricultores y productores, no podemos ser solo dispensadores de comida. Hay que contar toda la historia, pues somos el enlace final hacia el cliente”.

Cristina Hernández: “No podemos ser solo dispensadores de comida”

Sabela ofrece una experiencia a través de la cual un cliente puede estar comiendo en la barra, probar unas conservas, un vino o una simple mermelada y poder llevárselo a casa si lo desea o incluso que solo se acerque al local a comprar. Cristina hace bastante hincapié en esto pues opina que aún no queda claro este concepto: “Además de nuestros desayunos, el taperío o el vinito por copas, Sabela también es una tienda gourmet y una vinoteca. Puedes venir, comprar tus cosas y llevártelas a casa”. Además, siempre ha tenido claro que quería una fusión de todos estos conceptos en su local, servicio a domicilio, restaurante, bar, tienda gourmet, y que todo girara en torno a una gran barra.

“Cuando abrimos Sabela fue una locura. Es el típico sitio al que puedes ir a cualquier hora del día y encontrarte a alguien que se pide una tapita o un sándwich y una caña, como a otro tipo de cliente bebiendo champagne y degustando unas conservas de treinta euros. Es más una experiencia que una cuestión de si me lo puedo permitir o no”. Sabela tiene muchos perfiles de clientes distintos y todos conviven en un mismo espacio. “Una vez un cliente me dijo algo que me gustó mucho y es que Sabela es un local exclusivo, pero no excluyente”, añade.

Por otro lado, Cristina resalta todo el trabajo de equipo que hay detrás de Sabela y el papel tan importante que juega su hermano Jacinto capitaneando la sala y haciendo que los clientes se conviertan en familia: “Sin el equipo la experiencia en el local no sería la misma”.

Cristina Hernández: “Sabela es un local exclusivo, pero no excluyente”

Si es conocido por algo Sabela es por sus desayunos a domicilio, aunque Cristina no duda en aclarar que ella no los creó: “Yo había visto que en la península esto se hacía. Eran cajas muy bonitas que llevaban cosas dentro, un zumo embazado, unas magdalenas embazadas, un sobre de jamón…, como hacer la compra y no. Yo quería un desayuno a domicilio que cuando el cliente lo recibiera dijera ‘¡Ostia! Alguien se ha levantado y me ha preparado el desayuno’. Que te llegue a casa caliente, fundamental, y, sobre todo, que esté igual de bueno si te lo comes al momento como cuatro horas después de haberlo preparado y para eso los productos tenían que ser los mejores”.  

Además, Cris Hernández destaca que el 90 % de los desayunos a domicilio en Tenerife que preparan en el local son para regalo. Por supuesto, el dedicarse ya al servicio a domicilio, teniendo en cuenta la complejidad que este tiene, facilitó realizar un buen trabajo durante los meses de pandemia en los que no se podía salir de casa. “Con la pandemia todo se disparó, el volumen de pedidos fue enorme y, de forma puramente orgánica, pasamos de los seis mil seguidores que teníamos en Instagram en marzo, a diez mil en junio. Todo el mundo pidió y compartió en redes”. Por su parte, destaca que el trabajo en redes sociales es fundamental y que hoy en día se debe tratar como una nómina más a pagar dentro de la empresa.

Cristina Hernández: “Te puede gustar más o menos, pero en Sabela ofrecemos una propuesta totalmente distinta”

Llegado a este punto, lo que está claro, es que si comes en Sabela, ya sea un sándwich, será distinto. “Te puede gustar más o menos, pero en Sabela ofrecemos una propuesta totalmente distinta a lo que te puede encontrar en otros locales similares de Tenerife”, explica Cristina y destaca que algo que le molesta mucho es que la gente piense que comer o beber en Sabela es caro: “Hay que contar lo que hay detrás de cada producto para poder entender que calidad-precio Sabela no es caro. Aquí intentamos ofrecer siempre lo mejor, desde un jamón o un queso, a un vino, el café o las conservas. Yo veo locales similares que tienen una oferta similar, pero con una calidad infinitamente peor y al mismo precio o, incluso, superior”.

Intentar ofrecer los mejores productos, así como mejorar cada día es lo que ha hecho que Sabela se posicione como uno de los mejores locales de Tenerife. Además, mantener un buen feedback con los clientes ha hecho que estos siempre elijan volver: “La mejor publicidad, aunque sea la más lenta, es el boca a boca”.

Paula Vera

Fotos: @sabelabar

Compartir:

Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en email

¿Quieres recibir contenido interesante sobre las últimas novedades del ocio y la gastronomía canarios?

Suscríbete a la newsletter de Marca Canaria.

Artículos destacados

Otros artículos sobre...